El nacimiento de frijolito (II parte)

newborn-photography

 

Llegamos al hospital con la partera, ella nos ayudó con el ingreso, me presentan la enfermera de la noche y la médica interna encargada de mí.  Me explican que la tensión alta es inicio de preclampsia y que la solución a esta enfermedad es que mi bebé nazca, por lo tanto me tendrán que inducir el parto. Me comienzan a inyectar oxitocina, mientras tanto están monitoreando el corazón de mi bebé, mis contracciones y mi tensión.

Evidentemente mis contracciones fueron mas fuertes con el medicamento, mi esposo estuvo todo el tiempo al lado mío, me propusieron la bola de pilates, no ayudó mucho… me propusieron tomar un baño, fue el único momento en el cual me reí, luego volví a la cama, a estar con la oxitocina entrando por mi brazo, con los monitores del corazón del bebé, de mis contracciones y de la tensión…

Luego, la doctora vió mi dilatación, igual… 4 centímetros y algo… casi cinco?  me propuso romper aguas, ya que hasta ahora no lo había hecho, lo hizo y me informó que había salido con un poco de meconio… algo que me preocupó, pues había leído que puede ser perjudicial para el bebé.

En algún momento mi esposo me sugirió que pusiéramos música, en esos momentos me acompañó Totó la Momposina, cantar me ayudaba a sobrellevar las contracciones que cada vez se hacían mas fuertes…

Sin embargo… cuando acabó esta música, y sin poder usar las otras las técnicas que tenía preparadas para aliviar el dolor de las contracciones, como bailar, estar con mi pareja, cantar, tomar baños, tener un parto en el agua… hablé con las enfermeras y solicité la epidural, me daba mucho miedo esta inyección, pero en realidad el anestesista fue muy compasivo y casi ni sentí cuando me inyectó.

Mis sentimientos son contradictorios al respecto, pues por un lado a veces me siento culpable de no haber sido lo suficientemente valiente y no haber luchado un poco más… y por otro lado me digo que yo no soy masoquista y recuerdo lo que en ese momento pensé:  ya estoy en el hospital, ya todos mis planes de un parto sin medicamentos, armónico, mi parto de video youtube… se fué al bote de basura, así que… vamos con toda y por favor quiero la epidural!

Luego… ya no sentía nada!  Sabía que tenía contracciones porque el monitor lo decía. Así continuamos la noche… En la mañana llegó el nuevo médico, me miró y me dijo que tenía 4 y medio de dilatación, es decir… en 12 horas había dilatado medio centímetro!

Me explicó que ya habían hecho todo lo que había que hacer para inducir el parto, y que la única opción que quedaba era cesárea, así que me “recomendaba fuertemente” que firmara el consentimiento para que me la hicieran, que él iba a hacer una y que luego regresaría para hacer la mía. La verdad no me gustó para nada esta presión, además que cuando él llegó mi esposo no estaba y me sentí muy sola, pero también pensé que debía ser razonable, que el corazón de mi bebé latía de manera variable, que mi presión no bajaba, que ya me habían roto fuente y había salido con meconio… mejor dicho, que a pesar de su presión debía firmar, por el bien de mi bebé y el mío.

Cuando mi esposo llegó le comenté la situación y firmé.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s