Una cirugía con el mas bello de los resultados

gabriellaab1

 Foto: Nadav Voloj Soffer

Luego de las lágrimas, llegaron las enfermeras y me prepararon para la cesárea. Los recuerdos que tengo se encuentran en una nebulosa, me dijeron que como ya tenía la epidural, la anestesia sería utilizando el canal que estaba abierto, me pusieron un gorro, bata.. o ya la tenía? y bueno me llevaron a la sala, en compañía de mi esposo, al que luego le pasaron vestido de cirugía para que se cambiara la ropa, le dijeron que primero me entraban a mi y luego lo llamarían a él, mientras me ponían la otra anestesia y me decían el nombre de la anestesista que estaría conmigo.

Mi esposo me tomó una foto en la cual intenté sonreir y llegaron por mi. Entramos a ese lugar con una lámpara gigante, me pusieron en cada uno de los brazos mas tubos, y me amarraron los brazos diciéndome que lo hacían para prevenir que los moviera durante la cirugía, mientras la anestesista me decía que si sentía algo durante el corte, le avisara para ella inyectarme mas anestesia… Luego llegó el médico y apareció mi esposo, todo pasaba rápido y yo estaba muy atemorizada.

(Lo de amarrarme los brazos, fué lo que más me impactó, me sentía como si me estuvieran crucificando).

Cuando me cortaron, sentí… y casi gritando le dije a la anestesista, empujaron mi vientre y escuché el llanto de mi bebé. Solté algunas lágrimas de pensar que estaba bien y que sus pulmones funcionaban, que el meconio en el líquido amniótico no lo había perjudicado, quería ver a mi esposo que estaba a mi lado derecho, pero al niño se lo llevaron a mi lado izquierdo y en medio de las enfermeras, quería ver algo de ese pequeño ser que había salido de mí.

Luego lo trajeron para mostrármelo y se fueron con él y con mi esposo, me dijeron que el bebé estaría con él, y yo me quedaría en la sala de observación por una hora más… Todo esto mientras me cosían y luego el médico me decía felicitaciones, yo le preguntaba de donde era porque hablábamos en español, el me respondió que argentino y luego se fué.

Esa hora de “recuperación” fué horrible, nunca había sentido tanta sed en mi vida, todo mi cuerpo me dolía, la espalda me dolió durante toda la cirugía, pero con tantas cosas ese dolor finalmente se me olvidó… en fín me sentía con el peor de los guayabos…

Finalmente, me llevaron a la habitación donde estaba mi esposo y el bebé… me mostraron como darle pecho… creo… ya no recuerdo, insisto, todo está en una nebulosa en la cual mi esposo me veía con ojitos de preocupación pero disimulándolo, mi bebé estaba ahí, me tomaba algo de tiempo y reflexión entender que ya no estaba embarazada y que ese pequeño ser que había en esa cuna, era mi hijo.

Poco a poco lo voy entendiendo… su mirada y sus gestos me lo recuerdan todos los días.

PD. Para escribir esta entrada, navegué en la internet comprendiendo como es una cesárea, asimilando que tuve preclampsiaque no soy menos mujer por no haber parido a mi hijo, y que el procedimiento fue necesario y urgente… tratando de salir de la nebulosa y aceptando.

He encontrado el trabajo de Ana Alvarez-Errecalde “Cesárea, más allá de la herida” y me siento reconfortada, pues todas las cosas que leía antes de tener a mi bebé, de parto consciente, parto natural y todo esto… me hacen sentir mal, pues me parece que somos muchas las que hemos tenido cesárea y no encuentro apoyo en esos espacios.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s